Existe una esperanza siempre que me ilumina, un rayito de sol que aparece en mi ventana, el aroma de aquella flor que ha nacido sola a pesar de la sequía, ella es fuerte, lucha por sobre vivir.... como yo...

"Mina"

Cerca de mi..

26 noviembre 2011

*Mi danza, para mí...



He puesto un letrero en mi ventana que dice: “Clausurado por melancolía permanente….”. las cortinas permanecen cerradas mientras el sentimiento se cubre de eso, de nostalgias crudas y reales que enmudecen al sonido.

Llegar a casa es entrar a mi universo y estar segura en mí misma, las ventanas no se abren, hasta que la tormenta haya pasado, sin embargo, éste día fue diferente, antes de llegar a casa me desvié a esa pequeña hacienda de la que han hecho un refrescante parque para caminar, pensé dos veces en adentrarme a él, en realidad mis labios no tienen sonrisas para obsequiarle a la gente con un “Buenas tardes.”

A pasos inseguros, entré, raro, pero el parque estaba vacío, tan solo como mis pensamientos; me quité los zapatos y comencé a caminar descalza, mis pies suspiraban sobre el césped verde y fresco, seguí algunos bichos que merodeaban por mis dedos y de pronto una mariposa azul cruzó por mi frente, muy en silencio la seguí, ella, danzaba entre las flores como mi cuerpo hace mucho no lo hacía.

Comencé a perderme en la nada, los pensamientos se fueron poco a poco, la música del viento me tomó en sus brazos y soñé con el encanto de las sensaciones de mi cuerpo, mis poros suspiraron sollozos placenteros y mi cuerpo flotaba ondeándose, partiendo en dos a la soledad y resquebrajando las agonías, envuelta en mis caricias y con una sonrisa en los labios, de sentir los arrumacos de Céfiro en mi piel.

Mis labios buscaron un beso que ya no existe, solo mi lengua pudo consolarlos con mimos suaves y húmedos y mis manos reconocieron el camino que nos lleva a ese estado perfecto de las sensaciones en mi cuerpo, el aroma de mi piel se fusionaba con el de aquellas flores, y yo, Cloris, flotaba, me estremecía, suspiraba, olvidaba a momentos, hasta que una lágrima, la que le siguió al último gemido se hizo presente.

Me quedé ahí por largo rato, no sé cuánto, pero el sol ya no estaba, la llovizna comenzaba, la realidad volvía, mi danza, la de hoy, terminaba, pero mi vuelo…. Continúa.

“Mina…. Mi danza, para mí…”

26/11/11
Safe Creative #1111270607260

20 noviembre 2011

*Mi mundo...



El mundo se hace tan frágil como mis sentimientos, se va desmoronando como hojarasca de otoño, como aquella pared vieja que se va cayendo a pedazos con el tiempo y todos pasan, y nadie le mira.

Lloro, como muchas noches, como tantos días y todas las noches en las que mis lágrimas flotan en mi habitación volviéndose burbujas confusas y surrealistas, se elevan lentamente y van chocando con los muros trazando formas dalísticas de mi rostro sin nombre.

Todo se revuelve, los brazos de un abrazo inexistente desaparecen, las palabras se van quebrando a la mitad, se desmoronan y lloran, gritan, cierran los ojos y con la piel van escribiendo en silenciosa agonía un sentimiento.

Sólo espero que la nostalgia se marche, que los silencios vuelvan, que Saturno delinee con su polvo mi camino, ese camino que vuelva a dirigir mis palabras hacia la luna y entonces, crear una prosa, un verso, un escrito de esos que nos permiten danzar desnudas aún en silencio, mientras el mundo gira en sentido contrario a nuestro erotismo.

El mundo se vuelve frágil, como mi mirada... y lloro.

"Mina…. En un mundo quizás distinto, distante… mío…"

27/10/2011-
20/11/2011

Éste escrito lleva doble fecha, el tiempo en que la nostalgia llegó a casa y aún no se muda…

Safe Creative #1111200561563

12 noviembre 2011

*Cuando la soledad crece...



La soledad se acerca poco a poco a mí, está más cerca que de costumbre, su piel roza con la mía, casi no me deja respirar, sus suspiros comienzan a beberse mi oxígeno y voy quedándome sin aire en los pulmones.

Sus brazos se enroscan en mi cuello lento, suave, lánguidamente… que casi no me doy cuenta que ya mi cuello le pertenece, ahí encaja dos mordidas haciendo agujeros en mí yugular de donde empieza a beberse mis sonrisas y contamina mis lágrimas solo de colocar las yemas de sus dedos sobre mis ojos.

Se abre un agujero debajo de mis pies y floto, ella me sostiene como un títere solo con un hilo, sonríe e intenta dejarme caer, eso le divierte, mientras mi tez fría, cada vez más fría se va congelando en el recuerdo.

El dolor que llevo en el costado me hace llorar, la soledad ha venido a buscarme de nuevo, antes le temía, hoy simplemente soy suya, besa mis labios y absorbe mi alma sin piedad, su lengua delinea mis labios dejándome un sabor amargo en ellos.

Acaricia mis piernas y hay cierto escalofrío que invade mi cuerpo, hoy no existen recuerdos, mi mente se ha quedado en blanco y mi mundo tan negro como este dolor que quema mi costado izquierdo quebrándome a la mitad, haciéndome gritarle a la muerte de vez en cuando e intentando buscar aquella mirada de luna que calma mis penas, pero que tampoco aparece.

Estoy encerrada en una burbuja que poco a poco se va desinflando, atrapándome cada vez más, quizás son los brazos de mi soledad que comienzan a llevarme con ella, tal vez es alguna pesadilla o probablemente, no hay nadie, porque la soledad…. La soledad soy yo….

“Mina…. Cuando la soledad crece… y se hace aquel dolor del que se escapa siempre…”

12/11/11
Safe Creative #1111120502745

06 noviembre 2011

*Eterna Mirada


Gracias infinitas a Chache por prestarme su mirada
Imágenes de: Chache, Blog: Territorio Jamp.

Caminaba a oscuras, descalza, la calle completamente vacía, sin sonidos, un viejo faro me daba luz para poder ver el camino rocoso, el sereno comenzaba a mojar mis pestañas…

A lo lejos, lo vi, escribía y escribía con la mirada perdida, me detuve a observarle, sus letras se volvían sueños que iban desgajándose de la hoja y poco a poco se vestían de alas volando alrededor de su cabeza e iluminando únicamente el lugar en el que estaba sentado.

Él, levantó la mirada, sus ojos profundamente azules me robaron el oxígeno, me abrió la puerta de su alma en donde hay un mundo mágico de sueños de todos colores, el amor lo envuelve y la pasión lo lleva de la mano a cubrir su mundo de bellas locuras, piensa en las guerras y las hace suyas, sufre por los niños sin pan, abre sus manos y deja salir como suspiros a la paz que quisiera cubriera al mundo, llora por la desigualdad y sin embargo, no se cansa de luchar.

Esos ojos azules pueden llevarte fácilmente a su mundo, pueden lograr robarte un suspiro o quizás simplemente conocer más allá de una linda mirada a un ser humano excepcional.

Yo agaché la cabeza, mirarle me hacía sentir completamente pequeña, pero de re ojo le robé una sonrisa, su mirada no se apaga, la intensidad de esos ojos azules me regalaron luz, para seguir mi camino por ese callejón oscuro y él, bajó la cabeza y siguió escribiendo, amando, suspirando, viviendo sus propios sueños.



“Mina… Gracias, Chache amigo, por enseñarme a creer...”

06/11/11
Safe Creative #1111070462885

01 noviembre 2011

*De tardes, de días…

Una de esas tardes en donde los recovecos de la nostalgia se acurrucan en mi pecho….


Y entre lagrimeos y delgadas sonrisas vamos desmenuzando recuerdos que van naciendo en medio de aquellas canciones que escuchábamos juntos cuando vivíamos en aquella habitación de azotea y contando las estrellas ibas trazando líneas y dibujando uno que otro sueño que se quedaba colgado en un hilo del humo de tu cigarro.

Una de esas tardes en las que abres un libro, aquel libro que me regalaste y aún conservo a pesar de los años, de los olvidos, a pesar de la gran ausencia que separó nuestros caminos; y voy pasando las hojas, leyendo las frases que dejaste escritas al pie de la página, reconstruyendo trozos de papel que dejamos olvidados entre hoja y hoja en donde nos decíamos cuanto nos amábamos.

Y entonces, en medio del libro, la última flor que pusiste en mis manos.

Suspiro, extraño, recuerdo y abrazo esos momentos que sé que solo fueron míos, camino a oscuras porque solo ahí logro ver tu mirada, grito nombres que murieron antes de volverse estrellas y me asfixio en la nada, ahí, en ese lugar tan oscuro y marchito como mi flor, donde pertenezco.

No tengo miedo, los recuerdos me acompañan, la luna me consuela, Saturno me besa los labios de vez en cuando, por que tú… tú te fuiste un día, sin decir nada llevándote contigo el sabor de mis lágrimas.

“Mina… momentos…”

01/11/2011

Safe Creative #1111020426684